Corum Golden Bridge Dragon
Temido y adorado en la imaginación colectiva de numerosas civilizaciones, el mito del dragón, fuente de poder y símbolo de la vida, se posa de forma majestuosa sobre el icónico calibre del Corum Golden Bridge.

En distintas culturas, el dragón a menudo aparece representado como el guardián de un tesoro invaluable. En esta edición de Corum, la figura de esta bestia mítica se despliega en la caja y rodea el característico movimiento baguette de esa forma, como si lo resguardara celosamente con cada una de sus extremidades.

Corum Dragon
Este tesoro vigilado por el dragón es nada menos que la evolución del primer movimiento baguette de Corum, construido en un eje vertical que se extiende de las 12 a las 6 horas. De cuerda manual y frecuencia de 4 Hz, el calibre CO 113, equipado con un volante de inercia variable, garantiza una reserva de marcha de aproximadamente 40 horas.

En esta pieza, la destreza de los artesanos de la Manufactura Corum se deja en claro. Después de un vertido en molde del oro rosa que conforma esta representación del dragón, los artesanos dedicaron dos semanas completas al trabajo del grabado. Lo anterior resulta en un fascinante juego de relieves y hendiduras que dan vida a la piel escamosa del dragón, además de una serie de detalles que atrapan la mirada.

En sus diferentes versiones, esta bella creación se resguarda por cajas de oro rosa de 18 quilates o de oro blanco y presumen un engaste de diamantes. Las cajas integran cristal de zafiro al frente, en la parte posterior para una visión absoluta del movimiento baguette y su majestuoso guardián. La pieza es resistente al agua hasta en 30 metros de profundidad y se entrega con una correa de piel de aligátor.


Comentario

Sea parte del club


Sea parte del Club y obtenga numerosas ventajas tal como newsletter semanal, invitaciones a eventos privados, etc...
Inscripción sin costo.