El fotógrafo francés es la más reciente adición a la familia de aventureros de Ulysse Nardin.
El nacido en Tolón, cerca de Marsella, es reconocido mundialmente por capturas poéticas y poderosas del oleaje marino. Después de iniciar su carrera como fotógrafo de surf, Thouard se decantó hacia un estilo mucho más artístico. Como nadie más dentro del gremio, Ben ha logrado capturar la belleza de las olas: su textura, el juego de luces y, sobre todo, el poder del mar.

Thouard ingresa a la familia de aventureros de Ulysse Nardin sólo un año después de que la marca recibiera al apneísta y fotógrafo Fred Buyle. Esta armada de talentos se complementa con los regatistas Sébastien Destremau, Romain Pilliard y Dan Lenard; el snowboarder y surfista Mathieu Crépel, y el campeón de kitesurf Alex Caizergues.

La fotografía de Thouard, quien actualmente reside en Tahití, se desdobla entre los límites de la exploración de la naturaleza y el arte. Un puñado de emociones y un impecable dominio técnico permea cada una de sus obras, reconocidas con múltiples galardones a nivel mundial.

Quien ahora es el cazador de olas por antonomasia, equipado con su inseparable Diver Great White 44 mm. de Ulysse Nardin, comenzó su carrera a la corta edad de ocho años. En ese entonces Ben mostró un interés particular por el surf, una pasión que evolucionó y, a los quince años de edad, dio un vuelco inesperado al encontrar una vieja cámara análoga en el desván de su casa. Un par de rollos después y la pasión de este fotógrafo francés ahora es historia. Además de las más de dos millones de fotografías en su archivo, Ben ha reunido su trabajo artístico en un primer libro con este sesgo, titulado “Surface”.

Comentario

Sea parte del club


Sea parte del Club y obtenga numerosas ventajas tal como newsletter semanal, invitaciones a eventos privados, etc...
Inscripción sin costo.